11 de junio de 2009

Tu sangre conserva

Tu sangre conserva
el sabor intacto
de las bodegas
que anhelo.
El caudal de tus venas,
ese gran río
que desemboca en mi alma,
esa sangre única,
picante, ligera
que me atrapa,
es el principio de las cosas,
es todo lo que quiero.
Enjaulada en un bosque,
en las cornisas de toda verdad,
en los laberintos de la mente,
mi alma,
dispuesta a todo
grita tu nombre.
Conocedora del misterio de tus pasos,
de la ingenuidad
que mis labios representan,
mi alma,
vuela con la nobleza
de quien bien busca
queriendo hallarte
en la hora
y el día de este siglo
para sentirse viva.


del libro: "No todas las palabras"

1 comentario:

  1. Rowie Portocarrero21 marzo, 2011

    ¡Qué grande eres Damián!

    ResponderEliminar

Escribe tu comentario aquí, gracias.